Siente la brisa

La suave caricia de la brisa del mar en la mejilla, el penetrante olor a salitre, la lejana puesta de sol. Qué mejor escenario para presenciar un espectáculo grandioso.